Ciudadanía antes que ciudad

Ciudadanía_antes_que_ciudad
Construir una ciudad implica juntarse en todos los saberes independientemente de la afiliación entre los actores, considera Sergio Roldan, especialista colombiano en Planeación Estratégica Urbana para quien “antes de construir ciudades, se debe construir ciudadanía a partir del empoderamiento, la visualización y la unidad”.
 
En una de sus visitas a la capital michoacana, el también Abogado con Maestría en Derecho Procesal observó, los mexicanos tenemos la tendencia a descalificar nuestras propias capacidades, por lo que siempre se recurre a que las opiniones, propuestas y proyectos sean validados por agentes externos.
 
“En casi todas las partes me piden validar ideas porque ‘a usted si le van a creer’, hay foros donde me llevan para que diga lo que ellos ya han dicho, porque si lo digo yo con mi acento colombiano me van a creer”, señaló de forma amena.
 
Hizo hincapié en que el problema es que NO ‘nos la creemos entre nosotros’,   a pesar de los importantísimos profesionistas con los que contamos, por lo que siempre es necesario  generar el reconocimiento. Además de la gran capacidad de los mexicanos, destacó la ‘maña’ que tenemos para resolver cualquier circunstancia.
 
Al centrarse en el tema de urbanismo, Roldán enfatizó que en una ciudad “todos aportan, los argumentos de poder no deben ser válidos y todos somos iguales en el espacio público”, por lo que es fundamental generar una gobernanza local e inclusiva que empodere al que vive no al que gobierna.
 
Sin tapujos, explicó que una ciudad no existe cuando los que tienen auto pelean con los que no lo tienen, cuando los comerciantes ambulantes discuten con quienes no lo son, esto en cuestiones de movilidad y ocupación o derecho del espacio público.
 
La movilidad es la extensión del espacio público donde todos somos iguales, al igual que en el  transporte, lo importante es el encuentro, señaló “En Medellín el sistema de transporte está tan bien hecho que el que tuviera Mercedes se bajaría del coche para subirse al metro, ese es un ejemplo, pero detrás existe una cultura que hace que la gente no rasgue, no raye, no ensucie, no maltrate”.
 
CONECTAR EL CEREBRO A LAS NECESIDADES DE LA CIUDAD, CASO MORELIA
 
Sergio Roldán apuntó la necesidad de invertir en los cerebros y no hacer las cosas mientras tanto, sino para toda la vida. “Esta ciudad (Morelia) ya está construida y es Patrimonio Cultural de la Humanidad, no se puede tocar, intervengamos en la periferia que está mal construida, redefinámosla, repotenciémosla y reversifiquémosla,  independientemente de las trabes”.
 
¿Qué necesita Morelia? – cuestionó -la respuesta simple fue simple “TODO”: aeropuertos, puerto de tierra que funcione, camas de hotel funcionales, hoteles de todos los niveles. Para ello es fundamental la intervención intelectual.
 
Es necesario  que los colectivos trabajen no como muchos, sino como uno, en atención a las necesidades de todos y con un mismo rumbo, debemos entender que los ciudadanos somos los que gobernamos, aunque si bien  reconocer las contribuciones de la gente de gobierno en todos sus niveles, fortalecer los mecanismos, donde la población dé impulso al gobierno para empoderarse.
 
“Si se va a hacer un proyecto de renovación y activación ciudadana para Morelia, no puede decir estamos aliados al gobierno municipal, si es así ya no hicieron nada. La estructura de la sociedad pública mexicana está hecha para que todo lo que entra ahí se pierda. Porque si usted le mete plata a Morelia, o le envía el estado federal a la semana le dicen regrésela a México, sólo regresa una cuarta parte si bien va y quién sabe dónde quedo”.
 
En contrapunto explicó que en Medellín el Alcalde rinde cuentas a la identidad privada; además cuentan con un pacto por la innovación donde cada empresario donó mil dólares con dicho fin y para el beneficio colectivo. En cambio en nuestro país, hay una frase que significa una verdadera hecatombe  “eso no se va a poder”.
 
Dicha frase anula y derrumba todas las buenas iniciativas y proyectos que pueden surgir del intelecto mexicano, en ese sentido es importante reiterar la necesidad de empoderarse y tomar los asuntos de la ciudad en asuntos de la ciudadanía y no del gobierno.
 
¿Por qué? “No hay una buena administración en los recursos o se gastan todo en una obra”. El cómo revertirlo es presentar y ejecutar los proyectos no con ayuda del alcalde o del gobierno sino llevarse al ámbito privado.
 
“La tolerancia es parte del crecimiento intelectual y juega un papel importante en la reconstrucción de una ciudad como Morelia, – abundó Roldán – ciudadanía antes que ciudad significa construir una ciudad en el tiempo”.
 
La propuesta del abogado y urbanista se resume en tomar en cuenta la opinión desde las diversas disciplinas (ingeniero, médico, administrador, maestro, etc.), por una ciudad mejor, a través de la creación de un colectivo donde desde sus grupos de trabajo, se establezcan las propuestas, se gestionen, patenten y articulen los saberes.
 
Así mismo, eliminar la imposición de conceptos y la imposición gubernamental. “Una vez que el estado pierde el control sobre la ciudadanía, es él quien tiene que pedir permisos a la ciudadanía”, reflexionó.
 
Finalmente “Cualquier decisión para tomar en una ciudad se debe fundamentar en la construcción de la base de ciudadanos y a través de ello, incidir en la política pública no dejando de lado el diálogo para finalmente llevar a la acción las iniciativas”.
 
#CiudadaníaAntesQueCiudad
En agosto de 2018, Grupo Urbano Medellín publicó el libro #CiudadaníaAntesQueCiudad, editado y escrito por Sergio Roldán Gutiérrez y Luis Felipe Dávila Londoño, mismo que cuenta con las colaboraciones de Laura, Upegui, Jorge Mario Dávila, Oriana Galindo, Marcela García, Shara María Mancera, Daniela Trejo, Aníbal Gaviria, entre otros expertos en ciudad, urbanismo y movilidad.
 
La publicación se encuentra disponible a la compra a través de la página webhttp://www.urbanomedellin.org/
 
GRUPO URBANO MEDELLÍN
Conformado por expertos de todo el mundo ‘‘Grupo Urbano’ expone una estrategia: llevar a la gente del  mundo a Medellín y después salir a otras ciudades para intervenirlas de acuerdo a lo que éstas necesiten.El objetivo “Construir ciudadanía antes que ciudad”.
 
DATOS DE INTERÉS
Medellín tiene un presupuesto anual de 1,800 millones de dólares, con ingresos trimestrales de 400 millones de dólares que son producto de los rendimientos financieros de la empresa de servicios públicos ahí instalada, así que en promedio la ciudad recibe unos 5,000 millones de dólares al año.
El 97% de la población de la ciudad de Medellín paga los servicios públicos, esto capitaliza a la ciudad de una forma contundente.
-No hay grandes tiendas de marcas, sólo tiendas locales, cada que se compra  algo es producido por la ciudad y las mismas ganancias se quedan dentro de ella, esto más que nada como unión de defensa en contra del narcotráfico y la mala imagen que se comenzó a generar.
-La estrategia para salir adelante fue el  hablar con el mundo, buscar ayuda de otros y sobretodo crear una activación ciudadana.
-La mayor parte de las ciudades de Latinoamérica son ciudades no planeadas, contribuyendo a la informalidad y dando paso a un descontrol en todos los aspectos (económicos, sociales, culturales).