DREAM ON

waves

Por Debora Hadaza

Veo tus ojos en la oscuridad -tus ojos, y tus ojos, y tus ojos-. Todos los ojos son sólo ojos: ojeras, cansancio, temor, hartazgo, desesperanza cayendo de las pestañas. Ya no somos jóvenes, no nos alcanza la vida pasada ni la futura para el optimismo ¿sí para los sueños?

¿Qué tan lejos queda tu rostro, a años luz de mis manos, de mi mísero trozo de piel? A veces un rostro exige cruzar océanos de tiempo, otras sólo veinte centímetros inmensos de la misma cama, y rara vez unas cuantas realidades alternas. Yo todavía no alcanzo a tocar el mío, esta mañana empecé a intentarlo pero algo se interpone entre mi alma y el espejo, algo me ha cubierto los dedos, un portal con forma de guante, y la máscara sobre mi cara no se deja arrancar.

Así llegué al tuyo, por segundos te contemplé. Gesto tras gesto, marca tras marca, poro tras poro, gusano tras gusano, mientras la superficie se desmoronaba entre mis dedos sorprendidos que no lograron asir ni brizna de ti.

Yo te he visto, te he llamado por nombre, he dicho te conozco. Y toda tu imagen se desbarató al pronunciar las palabras. Yo no soy el Verbo, soy el rey Midas de la mierda, no, no, tal vez el rey Midas del humo, de la Nada. Ni hombre, ni mujer, ni nada. Una partícula de nube, y aun así he jugado con hacer el amor. Pero el amor ya está deshecho, sólo lo esculpimos en cada ola, y por el tiempo que dura, picamos fuerte su superficie para salpicarnos de eternidad.

Silencio

Ya seas gusano o efigie de agua sueña conmigo, canta conmigo. Estés en esta realidad o en cualquier alterna, desde adentro, o de atrás, de tus ojos canta conmigo, canta el idioma del tiempo, de las eras que se destrozan contra tus huesos. Canta por la lluvia que aún no te ha mojado, por el viento que deshebrará tus cenizas, por el polvo en que habremos de convertirnos.

Sueña conmigo, más allá de la podredumbre o del destino final, más allá de la eternidad. Sueña conmigo, canta conmigo, une tu voz al estruendo del mundo ardiendo, canta por los años que nos quedan o por los minutos.

Sueña conmigo, canta conmigo, hoy, tal vez mañana el buen Dios te lleve para siempre.

 

http://www.hadazadebora.wordpress.com